lunes, 9 de diciembre de 2013

Capitulo 2

No podía quitarle la vista de encima, miraba sus ojos atentamente, el me miro por un instante, y yo baje la vista rápidamente.
-       -Adiós- dijo Markel, dándome unas palmaditas en la pierna, y se alejaron.
Mire a Lucia, ella me miró.
-       -¿Qué te pasa?- me preguntó Lucia.
-       -¡Es guapísimo!- le dije.
-       ¿Quién?
-       -El chico que estaba a la izquierda de Markel.
-       -¡Aaaah! Ese se llama Logan. Suelo hablar con él a menudo, si te digo la verdad, somos familiares lejanos.
Sonó el timbre, todo el mundo iba corriendo a su clase, Lucia y yo comenzamos a bajar las escaleras, y de repente alguien tiro un avión de papel, que se quedó enganchado en mi pelo. Me gire para ver quien o quienes habían sido, y vi a unos chicos riéndose de mí. Alguien me quito el avión del pelo con cuidado. Me gire para ver quién era, era el, Logan.
-       -Te he quitado el…
-       -Avión- le dije.
-       -Si.
-       -Muchas gracias.
Le sonreí, el hizo lo mismo. Nos quedamos así unos segundos, y de repente yo reaccione.
-      -Lo siento, pero me tengo que ir- le dije.
Me alejaba, pero él me agarro del brazo, yo me gire inmediatamente.
-       -¿Podemos ir luego a casa?- me preguntó- quiero decir juntos, si te apetece, claro.
Estaba seria, el vio que no respondía y me soltó la mano, me salió una gran sonrisa.
-       -Claro, me encantaría volver a casa contigo.
El sonrió. Yo me dirigí a mi clase, ya tarde. Toque la puerta, Sam, un chico de mi clase me abrió.
-       -Corre, todavía no ha venido el profesor- me avisó- pero vendrá pronto.
Rápidamente prepare mis cosas. De seguido me senté en mi silla, y justo, entró el profesor de historia. Un hombre bajito, calvo, bigotudo, con una nariz chata y rellenito. Se dirigía a su mesa, ósea a la mesa donde suelen estar todos los profesores que suelen venir a esta clase, se dirigía a ella con un paso pequeño pero rápido, mientras que su cuerpo se movía de un lado a otro, lo que a mí me hacía gracia. Se llamaba Walt, Señor Walt, el típico profesor que te cuenta toda su vida, en vede darte clases, lo que a mí no me hacía ni una pizca de gracia, porque después sabía lo que venía, te lo daba todo de una tirada. Dejó caer sus cosas encima de la mesa, lo que hizo gran ruido, se puso en medio de la clase y se nos quedó mirando.
-       -Buenos días a todos- dijo con su voz aguda- espero que halláis pasado unas buenas vacaciones, y bueno, otra vez volvemos a la típica rutina.
-       -Pppfff…- se escuchó por atrás.
-       -Pero hay que mirarlo por el lado positivo, solo nos faltan 287 días para que termine este curso, ósea solo cuarenta y un viernes.
Y así pasó toda la clase, hablando de sus vacaciones. Sonó el timbre, era hora de ir a casa, guarde las cosas rápidamente en la mochila, no quería quedarme sola o la última en clase guardando las cosas. Salí de clase, vi que Logan estaba hablando con unos chicos, seguramente sus amigos. Pensé que lo molestaría, por eso decidí irme a casa sin decirle nada.
Iba a un paso ligero, detrás, a unos metros de unos chicos. De repente note que alguien me agarraba del hombro, me gire asustada.
-       -Hola- me dijo Logan- te has ido sin mí.
-       -Es que he visto que estabas hablando con tus amigos, y no quería molestar, por si estabais hablando de algo importante.
Hubo un silencio muy incómodo, los dos andábamos a paso ligero, el me agarro del brazo con suavidad.
-       -¿Te importa ir...?- me preguntó, no escuche lo ultimo- me parece normal que nadie vaya contigo.
Gire la cabeza y le mire con una mirada amenazadora.
-       -¿Se puede saber porque dices eso?- le pregunte enfadada- me da igual lo que la gente piense sobre mí, que la gente piense que soy fea, que tenga una mierda de casa, que este gorda, que mi padre nos dejó, que soy una mierda. ¡Me da igual!
Él se paró, y se me quedo mirando asombrado. Yo me gire y seguí andando, pero lentamente. El siguió mi paso, y fuimos los dos juntos.
-       -Me refería que andabas rápido- comentó.
-      -Lo sé, me he dado cuenta después, lo siento por haberte montado el numerito.
-      -No quiero entrometerme en tu vida pero… ¿Qué es eso de que tu padre te dejo?
-       -Yo tenía siete meses, mi padre trabajaba de taxista, tenía un buen sueldo para tener ese empleo, un día se fue a trabajar, y no volvió nunca más.
-       -Ósea que era el típico hombre que dijo “Voy a comprar tabaco” y luego nunca volvió.
-       -Si, o eso me ha contado mi madre.
-       -Lo siento- me dijo.
-       -Tranquilo, no lo conozco de nada, y tampoco siento nada por él, solo sé que fue un gilipollas que dejo a una mujer con su hija recién nacida.
Ya estábamos delante de mi casa, delante de la puerta del portal, una puerta de hierro ya desgastada ya que tenía bastantes años, el portal era algo estrecho, con un tapizado antiguo, junto con unas lámparas o luces, horripilantes.
-       Adiós- le dije, el asintió, y se alejó con un paso ligero. Yo me reí.
-      -¡¿No te cansabas a ese paso?!- le grite.
Él se giró con una sonrisa en la cara, andando hacia atrás.

-       -¡Era mentira, solo quería pasar más tiempo contigo!

5 comentarios:

  1. guau me encanta, deseando que publiquéis ya el siguiente capítulo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noe gracias por visitar el blog. Me alegro mucho de que te alla gustado visitare el vuestro y el de Irene cuando pueda.

      Eliminar
  2. El final del capítulo es... Mágico jaja. Me encanta. Can't wait for the next chapter ^^

    Angy

    ResponderEliminar

¡Bienvenida/o a esta entrada y sobre todo a Our Escape from Reality♥!

No dudes en dejar tu opinión siempre y cuando no sea insultante, denigrante,... también son admitidas las críticas constructivas.

Pedimos por favor que no se haga spam, porque será eliminado automáticamente, quitando que sea en la entrada "Seamos seguidores".

Devolvemos todos los comentarios, así que si quieres que nos pasemos por tu blog solo tienes que comentar.

¡Este blog se alimenta de comentarios, muchas gracias por pasarte!